1º DE MAYO, DÍA DEL TRABAJO

EN MEMORIA DE LOS MÁRTIRES DE CHICAGO

manifestacion_mccormick.preview

El 17 de octubre de 1884, la American Federation of Labor, principal fuerza sindical de Estados Unidos,  había resuelto en su cuarto congreso que a partir del 1 de mayo de 1886 la jornada laboral debería ser de ocho horas (“ocho horas para el trabajo, ocho horas para el sueño y ocho horas para la casa“).

En 1868 el presidente Andrew Johnson promulgó la Ley Ingersoll, que establecía la jornada laboral de 8 horas. Rápidamente algunos estados sancionaron leyes en este sentido, pero con cláusulas que permitían trabajar a los obreros entre 14 y 18 horas.

Ante el escaso cumplimiento de la ley y las duras condiciones de trabajo las uniones sindicales promovieron la huelga para ese primero de mayo, en un movimiento que la prensa de la época calificaba de indignante e irrespetuoso, llegando a afirmar que “era lo mismo que  pedir que se pague un salario sin cumplir ninguna hora de trabajo“.

1 de mayo de 1886

Doscientos mil trabajadores inician la huelga, mientras que a otros tantos se les reconoce el derecho ante la simple amenaza de huelga.

En Chicago, donde las condiciones laborales son peores que en el resto del país, la huelga continúa los siguientes días.

A las puertas de la fábrica de maquinaria agrícola McCormik,  única fábrica que continuaba abierta, gracias a la contratación de esquiroles, la policía disuelve violentamente una manifestación de 50.000 trabajadores. El dia 3 se producen serios altercados entre huelguistas y esquiroles, que la policía disuelve esta vez con disparos a quemarropa, dejando 6 muertos y varias decenas de heridos.

convocatoria_haymarketEn la concentración de repulsa convocada para el día 4, en Haymarket, un artefacto estalló entre la policía, causando un muerto y varios heridos. La policía reprimió la concentración abriendo fuego y causando un número desconocido de bajas.

Declarado el estado de sitio, centenares de trabajadores fueron golpeados, apresados, torturados y acusados del asesinato del policía.

El 21 de junio comenzó el juicio contra 31 responsables de la revuelta de Haymarket, sin respeto de las normas y garantías procesales. Fueron condenados ocho de ellos, tres a prisión y cinco a la horca, pena que se ejecutó el 11 de noviembre de 1887:

  • George Engel, tipógrafo alemmartires_chicagoán de 50 años. Horca
  • Samuel Fielden, obrero textil inglés de 39 años, y pastor metodista. Cadena perpetua.
  • Adolf Fischer, periodista alemán, de 30 años. Horca
  • Luous Lingg, carpitero alemán, de 22 años. Horca. Se suicidó en su celda.
  • Óscar Neebe, vendedor americano, de 36 ños. Quince años de prisión.
  • Albert Parsons, periodista americano de 39 años. Horca
  • Michael Schwab, tipógrafo alemán, de 33 años. Cadena perpetua.
  • August Vincent Theodore Spies, periodista alemán, de 31 años. Horca.

Sin constar cifras oficiales, las revueltas de Chicago costaron la vida de muchos trabajadores. Miles fueron los despedidos, detenidos, heridos o torturados. La mayoría eran inmigrantes europeos de Alemania, Rusia, Italia, España, Irlanda y Polonia.

En un día reivindicativo como este primero de mayo, no está de más recordar a quienes dieron su vida por conseguir la jornada laboral de ocho horas.

En un sector como el nuestro, en el que la extensión ilimitada de la jornada laboral es un hecho normal, no está de más recordar estos sucesos.

 

 

Los comentarios están cerrados.