Durante la crisis del coronavirus, UGT y CCOO hemos demostrado con creces nuestro compromiso con la sociedad española, impulsando numerosos acuerdos, bajo la premisa del consenso, que han permitido la construcción de una inédita red de protección para el tejido productivo y las personas de este país. Con ello, hemos impedido que, frente a crisis anteriores, se destruyeran millones de puestos de trabajo y miles de empresas.

Sin embargo, en un momento en el que se empieza a vislumbrar la salida de la crisis, el Gobierno impide avances en ámbitos esenciales e imprescindibles para la igualdad social y la distribución de la riqueza. Avances sin los cuales la salida de la crisis se efectuará, como en crisis anteriores, sobre la espalda de la clase trabajadora. Algo que no podemos permitir.

¿Por qué?

CCOO y UGT reclamamos al Gobierno que cumpla sus compromisos electorales y con las organizaciones sindicales y ponga en marcha una agenda de reformas sociales para garantizar una reconstrucción de país justa que verdaderamente no deje a nadie atrás.

Reformas comprometidas, cuyos pilares básicos son el aumento del Salario Mínimo Interprofesional y derogar las reformas laborales junto a otros objetivos como la ampliación de los ERTE, la regulación de las plataformas digitales, la ley de igualdad salarial y un plan de choque contra la siniestralidad.

EXIGIMOS

SUBIDA del SMI

que recupere la senda de situar el salario mínimo al final de la legislatura en el 60% de la media salarial, como señala la Carta Social Europea.

Derogar las Reformas Laborales

con el fin de modernizar nuestro modelo de trabajo, marcado y lastrado por la precariedad, la temporalidad, los bajos salarios y la inseguridad. Nuestro país se merece empleos y salarios dignos, de calidad y con derechos.
#AhoraSíToca