CAMPAÑA SOBRE CAMPAÑA

UGT RECLAMA QUE NOS CENTREMOS EN EL SERVICIO AL CLIENTE

3 de febrero de 2017. El modelo de gestión por objetivos que últimamente se está adoptando en nuestra entidad puede sucumbir por agotamiento de la plantilla. La sucesión de campañas y la presión constante para su cumplimiento está mermando nuestra salud y condiciones laborales. UGT exige a la dirección de la empresa racionalidad y sensatez sobre todo en las formas con que estas campañas se están llevando a cabo.


Si quieres café, toma dos tazas

A pesar del terrible esfuerzo realizado por la plantilla en 2016, que permite a la entidad sacar pecho por sus resultados, en 2017 el planteamiento simplista de quienes nos dirigen es, ni más, ni menos, pedir dos huevos duros más. Esto es, multiplicar los retos y pedir una vuelta de tuerca a la plantilla y a nuestros clientes. El DT de turno divide sus retos por los empleados/as que tiene y… pista.

Las herramientas con las que vamos a contar, las de siempre. Los recursos, de tiempo y de personal, cada vez más escasos. Sobre todo desde que el algoritmo de la cocacola sigue afirmando que hay excedentes.

Con la lengua fuera desde principios de año

Los niveles de estrés ahora mismo empiezan a parecerse a los de final de año, con la diferencia de que aún estamos al principio, y a final de año no sabemos a dónde puede llegar. No parece que haya hartazgo ni satisfacción en la exigencia del cumplimiento de campañas y más campañas. No se puede ir uno de vacaciones en las metas volantes, ni ponerse enfermo, ni mucho menos irse a casa sin haber vendido el seguro de turno.

Lo más importante: el campañeo y el IEC

Da igual si tu oficina da dinero en la cuenta de resultados, si el negocio en general va o no va. Si la rentabilidad de la oficina no se contempla en el IEC, entonces es que es irrelevante. ¿Forma parte de las campañas estratégicas de la entidad? Pues si no es así, no me importa. Nos importan los smartphones, las alarmas y los seguros. Y lo demás, aunque la cuenta de resultados se vaya al garete, no importa.

Cláusulas suelo, gastos de hipoteca, quejas de los clientes… Eso NO es trabajo

La plantilla no tiene claro de qué manera proceder ante el fenómeno de las cláusulas suelo y las reclamaciones de los gastos de la hipoteca. Quedamos, como ya dijimos en circulares anteriores, a los pies de los caballos. Seguimos siendo culpables de cara a la sociedad y además, para nuestros superiores, atender este tipo de asuntos no es trabajo.
El esfuerzo que nos va a exigir la gestión de estas reclamaciones nos está detrayendo recursos físicos, y sobre todo anímicos para dedicarnos a otros menesteres. Bregar con un público alimentado por una creciente animadversión hacia nuestro sector tiene su dificultad, no exenta de riesgos.

Desde UGT pedimos racionalidad

Entendemos que trabajar por retos es razonable, pero es solo una herramienta más. No hay que perder de vista en lo que se pretende: ayudar a mejorar nuestra rentabilidad. Hay otras herramientas que fundamentan relaciones estables, duraderas y confiables con nuestros clientes. El continuo machaqueo en la colocación de productos, productos y más productos va en la dirección contraria: resultados a corto, dificultades a largo plazo. Buscamos clientes que se sientan a gusto, no clientes hartos.

Y en cuanto a los trabajadores, este modo de trabajar cansino y extenuante merma severamente nuestras condiciones y salud laboral: presión, competitividad entre compañeros, ansiedad, alargamiento de la jornada. Elementos con los que se puede lidiar en breves periodos de tiempo, pero no de manera continua.


 

¿Qué te parece la noticia?

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.