NO A LOS OBJETIVOS INDIVIDUALES

AHORA NOS TOCA RECUPERAR DERECHOS

La normativa MIFID (DIRECTIVA 2014/65/UE) concretamente el art. 23 Conflicto de intereses, choca frontalmente con la asignación de objetivos individuales, especialmente si de la consecución de esos objetivos dependen las retribuciones variables.
A los trabajadores del sector se nos ha puesto entre la espada y la pared. De la consecución de los objetivos, no solo depende la retribución variable, pues todo, incluido el ambiente y salud laboral, gira en torno a los objetivos.
Es prioridad equilibrar el cumplimiento de objetivos y la normativa europea.
La normativa MIFID no solo debe servir para proteger al cliente, también tiene que servir para proteger a los empleados ante sanciones por bajo rendimiento, ante el acoso constante y la presión a la que estamos sometidos, todos los días, para vender ciertos productos.

LA RESPONSABILIDAD ES DE LAS ENTIDADES, QUE SON LAS QUE DISEÑAN LOS PRODUCTOS FINANCIEROS.
Además, la formación continua debe ser en horario laboral.

¿Qué te parece la noticia?

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.